Terminó el sueño de Dejan Lovren y Croacia en el Mundial con una derrota 4-2 ante Francia en la gran final del domingo.

El defensor del Liverpool jugó los 90 minutos de un partido dominado en largos pasajes por el combinado ajedrezado, pero que contó con un conjunto de Les Bleus más eficiente de cara al gol.

Los hombres de Didier Deschamps se adelantaron con un autogol de Mario Mandzukic, pero Ivan Perisic igualó las acciones con un zurdazo imparable.

Sin embargo, Francia retomó la ventaja antes de irse al descanso cuando el VAR determinó que una mano de Perisic dentro del área fue penal, lo que le permitió a Antoine Greizmann marcar el 2-1 parcial desde el punto fatídico.

Los galos sentenciaron el encuentro en el complemento con sendos golazos de Paul Pogba y Kylian Mbappe.

Si bien Mandzukic acortó distancias al aprovechar un groso error del portero Hugo Lloris, el gol sólo sirvió para la estadística y Francia alzó la segunda Copa del Mundo de su historia.