La Selección de Croacia, con Dejan Lovren jugando los 90 minutos, aseguró la clasificación a octavos de final del Mundial la noche del jueves gracias a un 3-0 claro sobre Argentina.

Por segundo partido consecutivo, el defensor del Liverpool ayudó al combinado ajedrezado a dejar su arco invicto, mientras que Ante Rebic, Luka Modric e Ivan Rakitic pusieron los tantos de la victoria. 

Tras un primer tiempo en blanco, Rebic aprovechó un groso error del arquero Willy Caballero al minuto 53 para adelantar a los croatas. 

Argentina buscó el empate con más ganas que fútbol, cediendo espacios atrás y permitiendo a Modric sentenciar el encuentro a los 80' con un espectacular bombazo de larga distancia. 

Ya sobre la hora, Rakitic liquidó el marcador y redondeó una noche de ensueño para los europeos. 

Con la clasificación a la siguiente ronda ya asegurada, Lovren y Croacia buscarán terminar como líderes del Grupo D cuando se enfrenten a Islandia el próximo martes.