Sadio Mané y la Selección de Senegal debutaron en el Mundial con un triunfo 2-1 ante Polonia.

El extremo del Liverpool jugó todo el partido como capitán para los Leones de Teranga, que comparten la cima del Grupo H junto a Japón, que a primera hora del martes venció 2-1 a Colombia.

Mané participó en la apertura de la cuenta (37’), habilitando el remate de Idrissa Gueye que se desvió en Thiago Cionek y terminó en el fondo de la red para un autogol.

Otro lapso defensivo de Polonia permitió el segundo gol senegalés al minuto 60, cuando el recién ingresado Mbiaye Niang aprovechó un pase hacia atrás mal calculado de Grzegorz Krychowiak, definiendo el 2-0 parcial con el arco vacío.

El mismo Krychowiak acortó distancias en el marcador a cuatro minutos del final, cabeceando el gol del descuento.

Sin embargo, Mané y compañía se defendieron bien en los últimos momentos del partido para quedarse con el ajustado triunfo.