A pesar del resultado negativo, la derrota 2-0 del domingo de Croacia ante Brasil en Anfield dejó buenas sensaciones para Dejan Lovren.

El zaguero de los Reds, que jugó todo el partido, vivió un momento “especial” defendiendo la camiseta de su selección nacional en lo que ha sido su casa durante las últimas cuatro temporadas.

Lovren y sus compatriotas se pararon de igual a igual ante la verdeamarelha hasta el ingreso de Neymar en la segunda mitad, con el crack del PSG abriendo la cuenta tras una gran jugada personal.

Luego, en tiempo agregado, el compañero de Lovren en el Liverpool, Roberto Firmino, redondeó el marcador con un golazo de vaselina frente al Kop.

Aún así, el defensor sacó conclusiones positivas del duelo preparatorio para el Mundial de Rusia 2018.


“Fue especial. Fue distinto salir a la cancha sin la camiseta roja [del Liverpool]”, dijo Lovren en entrevista con Liverpoolfc.com.

“Representé mi país y fue un partido especial frente a un público mixto de aficionados croatas y brasileños. La atmósfera fue maravillosa”.

“Obviamente fue un partido difícil. Brasil era el favorito. Hicimos un muy buen primer tiempo, defendimos bien. Pero en la segunda mitad, ganaron merecidamente gracias a su calidad individual - Neymar y Bobby, definitivamente. Lo bueno es que no se lesionó nadie y estamos preparados para disputar el próximo partido”.

Consultado sobre las posibilidades de Croacia en el Mundial, Lovren cree que su selección puede dar de qué hablar.

“Tenemos mucha calidad. Siempre soy optimista y quiero llegar lo más lejos posible. Sin dudas queremos pasar la fase de grupos. Vamos a tomar las cosas partido por partido”.