Virgil van Dijk no pudo ocultar su frustración por la derrota 2-1 del sábado a manos del Manchester United, opinando que el Liverpool no estuvo a la altura en Old Trafford.

Dos goles de Marcus Rashford dentro de los primeros 24 minutos condenaron a los visitantes, que rozaron la remontada con un autogol de Eric Bailly en el segundo tiempo.

Sin embargo, no era el día del conjunto Red.

“Obviamente, el hecho de encajar dos goles prácticamente calcados es muy frustrante”, dijo van Dijk en entrevista con BT Sport.

“Fue muy difícil superarlos porque esperaron atrás para el contragolpe”.

A juicio del zaguero holandés, la actuación general del equipo dejó que desear.

“No fuimos lo suficientemente buenos”, apuntó.