Son pocos los artistas que jamás han mostrado públicamente sus creaciones favoritas.

Pero es el caso de John Powell, fotógrafo oficial del Liverpool que aseguró que la imagen más preciada que ha capturado durante su carrera se mantiene guardada en una carpeta de archivos.

La foto en cuestión - una selfie con Steven Gerrard - fue tomada hace casi trece años en el Estadio Ataturk de Estambul, sede de la legendaria victoria de los Reds sobre el Milan en la final de la Champions League de 2005.

Según nos relató Powell: “John Cox era el fotógrafo del club en ese momento y él estaba sacando las fotos principales en el podio, donde levantaron la copa”.

“Yo no tenía que estar en el podio, así que saqué otras fotos. Uno siempre trata de sacar fotos distintas”.

“Los jugadores se bajaron del podio para hacer la vuelta olímpica, y Steven se me acercó. Bromeando, le dije ‘pásamela’ y él me entregó la Copa de Europa”.

“Yo la sujeté con una mano, Steven con la otra. Yo tenía mi cámara y traté de sacar una selfie. En esos días, con las cámaras grandes que había, era un poco difícil”.

“Saqué la foto y salió una imagen perfecta de Steven y la Copa… ¡y mi mano!”

“Es la mejor foto que jamás he tomado porque si bien podría ser la mano de cualquier persona, yo salgo en el reflejo de la copa”.

Si bien las selfies son otra cosa, Powell sí tiene una fórmula para sacar una gran foto de fútbol.

“Hay que conocer el juego y saber de antemano dónde pasarán las cosas. No sólo es apuntar la cámara y sacar la foto”.