No hay nada mejor que un hat-trick en un partido de Champions League para levantar el ánimo de un futbolista.

Nadie lo sabe mejor que Sadio Mané, quien parece haber dejado definitivamente atrás su irregularidad tras hacer un partidazo el miércoles en el Estadio do Dragao, marcando tres goles para liderar la aplastante victoria 5-0 del Liverpool sobre Porto en la ida de octavos de final.

“Estoy muy feliz”, dijo la figura del encuentro en entrevista con Liverpoolfc.com tras el pitazo final.

“Los bajones son parte del fútbol y no fue un momento fácil para mí. Pero nunca dudé de mí porque sé que puedo ayudar al equipo. Siempre estoy trabajando duro”.

A pesar de su rendimiento sobresaliente, Mané prefirió destacar la actuación del grupo.

“Todo el equipo hizo un partido maravilloso… Creamos muchas ocasiones y marcamos cinco goles, esa fue la clave y [el triunfo] es merecido”.

Si bien el Liverpool tiene bien encaminada la eliminatoria, ni el crack senegalés ni sus compañeros se sienten ganadores de nada todavía.

“No hay rivales fáciles en esta competencia. Sabíamos que no iba a ser fácil, así que tratamos de hacer el mejor partido posible”.