El espectacular gol de cabeza que Mohamed Salah le clavó al Bournemouth en el triunfo 3-0 del pasado sábado fue meritorio por la definición del egipcio - pero también por el gran servicio de Trent Alexander-Arnold.

Con el Liverpool ganando por la cuenta mínima, Alexander-Arnold colgó un balón largo al área que Salah cabeceó por encima de la salida del meta Asmir Begovic.

Según el hombre que generó la jugada de gol, las características de sus compañeros en ataque simplifican su trabajo a la hora de dar asistencias.

“Es un aspecto importante de nuestro juego, los tres atacantes picando a las espaldas de los rivales”, explicó Alexander-Arnold en entrevista con BT Sport después del partido.

“Es una de nuestras armas principales… sabemos que van a correr [a espaldas de lo defensores], así que tratamos de darles balones largos. Eso fue lo que hice”.

El lateral derecho de 19 años vive su mejor momento con los Reds, luciéndose en la reciente serie de cuartos de final de la Champions League contra el Manchester City y continuando su gran forma el pasado fin de semana ante el Bournemouth.

“Estoy agradecido a gente como Hendo y los demás veteranos del equipo que me han cuidado… obviamente, el entrenador también me ha ayudado mucho”.