Jürgen Klopp se mostró satisfecho por el triunfo 3-0 del miércoles ante el Maribor que afirmó al Liverpool como líder de su grupo de Champions League.

Los Reds se toparon con un rival ultra defensivo en Anfield y se demoraron más de la cuenta en definir un partido que dominaron de principio a fin. Al final, pudieron reflejar ese dominio con tres goles en la segunda mitad de Mohamed Salah, Emre Can y Daniel Sturridge.

De esta forma, el LFC ocupa el primer lugar del Grupo E con 8 puntos - uno más que el Sevilla de España.

Sin embargo, esta victoria no fue un simple paseo, como explicó Klopp después del encuentro.

“[La paciencia] siempre es una de las cosas más importantes en el fútbol”, dijo el DT alemán sobre el lento trámite de los 45 minutos iniciales.

“Todos vieron que el primer tiempo no fue muy emocionante. Fue muy difícil para nosotros. Sabíamos que [el Maribor] iba a jugar así”.

“En el entretiempo, hablamos con los jugadores y les dijimos que había que ser pacientes”.

Y esa paciencia pagó dividendos con la actuación de los Reds en el complemento.

“Estoy feliz, sobre todo por el resultado y la reacción del equipo”, afirmó Klopp.

De hecho, lo único que molestó al estratega fue el penal que falló James Milner. Ya van cuatro penales errados consecutivos del Liverpool en Anfield.

“No es una gran preocupación después de un triunfo, pero por supuesto que no me gusta… encontraremos al jugador indicado [para patear] los penales”.