Mohamed Salah no participó en el entrenamiento del martes por culpa de una enfermedad.

El extremo egipcio se perdió la última práctica de los Reds en la víspera de su debut en la Champions League ante el Sevilla de España en Anfield.

Salah se presentó a la sesión, pero lo mandaron de vuelta a casa como medida de precaución.