El Liverpool no pudo arrancar victorioso la temporada 2017-18 de la Premier League al ceder un empate 3-3 sobre la hora ante el Watford.

Los Reds fueron de menos a más el sábado en el Vicarage Road, remontando dos marcadores adversos con tantos de Sadio Mané, Roberto Firmino (de penal) y Mohamed Salah.

Sin embargo, cuando expiraba el partido, el uruguayo Britos salvó un punto para los locales desde una posición dudosa. 

El Liverpool quedó tempranamente en desventaja, encajando el 1-0 recién al minuto ocho cuando Okaka cabeceó a placer un saque de esquina.

Obligados a remar contra la corriente, los Reds buscaron una reacción que llegó a los 29’, tras una gran jugada colectiva. Pase de Mané para Alberto Moreno, quien tocó a Emre Can para que el alemán habilitara perfectamente al senegalés, quien definió cruzado de zurda al segundo palo.

La celebración visitante duró poco, ya que Doucoure le devolvió la ventaja al Watford tres minutos después al aprovechar un mal despeje de la zaga rival.

Sin embargo, el Liverpool estaba para dar la pelea y volvió a golpear en el segundo tiempo. Específicamente a los 55’, tras un penal de Gomes sobre Salah que convirtió Firmino desde el punto fatídico.

Apenas dos minutos más tarde, los Reds se adelantaron en el marcador. Balón largo de Dejan Lovren para Firmino, quien intentó una vaselina pero terminó poniendo un pase perfecto para que Salah empujara el 3-2 con el arco vacío.

Entre un cabezazo que Joel Matip estrelló en el travesaño, otro de Lovren que obligó una gran atajada de Gomes y sendas ocasiones claras que fallaron Salah y Georginio Wijnaldum, el Liverpool tuvo varias oportunidades para liquidar el partido. 

Y como suele pasar en el fútbol, los Reds pagaron caro su inefectividad frente al arco al dejarse empatar en los descuentos.