Mejor imposible le fue a Mohamad Salah en su debut con el Liverpool, que igualó 1-1 con el Wigan la noche del viernes con gol del extremo egipcio.

La contratación bomba del verano en Anfield abrió su cuenta goleadora en su primer partido vistiendo la camiseta de los Reds, empujando un pase de la muerte de Roberto Firmino al filo del descanso para decretar el empate definitivo en el DW Stadium.

El segundo partido de pretemporada del LFC también contó con los debuts de Philippe Coutinho, Adam Lallana, Simon Mignolet, Dejan Lovren y Divock Origi.

Al igual que el miércoles ante Tranmere Rovers, el DT Jürgen Klopp desplegó dos equipos por cada mitad - con Salah, Coutinho y Lallana liderando el ataque visitante en el primer tiempo.

Sin embargo, fueron los dueños de casa los que abrieron la cuenta a los 21’ por intermedio de Alex Gilbey, quien aprovechó un desvío fortuito de un compañero para batir a Mignolet con un zurdazo ajustado al palo derecho.

Parecía que el Wigan se iría al descanso con la ventaja mínima, pero una mala salida de la defensa local le permitió a Ben Woodburn adueñarse del balón en las afueras del área y ceder para Firmino, cuyo pase final fue capitalizado por Salah.

Entre la lluvia y el carácter amistoso del encuentro, el ritmo bajó notoriamente considerablemente durante el complemento.

Aún así, el Liverpool estuvo más cerca del gol del triunfo - sobre todo Daniel Sturridge, quien tuvo una oportunidad de oro sobre el final que no pudo concretar.