Jürgen Klopp confirmó que el Liverpool aún está a la espera de conocer el alcance de la lesión de rodilla sufrida por Sadio Mané durante el pasado derbi de Merseyside.

El atacante senegalés abandonó el triunfo 3-1 de los Reds al minuto 57 producto de un golpe. 

Mané está completamente descartado por el partido de mañana miércoles ante el Bournemouth, pero el equipo todavía no sabe por cuánto tiempo no podrá contar con el jugador hasta recibir un nuevo diagnóstico. 

“La situación no está 100 por ciento clara”, dijo Klopp en la conferencia de prensa previa al choque con el Bournemouth. 

“Ya le hicieron una resonancia magnética, pero hay que esperar hasta que la rodilla no esté tan hinchada”. 

“Lo único que puedo decir con seguridad es que no jugará mañana. En cuanto a todo lo demás, hay que esperar”. 

“Hay que decir las cosas como son, no es algo positivo, pero no podemos decir exactamente lo que es. Tenemos que esperar”. 

Al ser consultado si Mané podría perder el resto de la temporada, Klopp confirmó que “lamentablemente, es una posibilidad”. 

No obstante, el estratega insistió en que no aún no hay un diagnóstico definitivo. 

“¿Pero para qué voy a decir eso si no lo sé con seguridad?”