El Liverpool hizo su negocio el domingo en el Etihad Stadium al sacar un empate 1-1 de visitante ante el Manchester City para extender su racha invicta a tres paridos y mantenerse en puestos de clasificación a la Champions League.

James Milner puso arriba a los Reds mediante tiro penal, pero los dueños de casa rescataron el punto con gol del argentino Sergio Agüero.

Tras un inicio abrumador del City, que dominó los primeros 20 minutos del encuentro, los Reds se fueron acomodando y empezaron a llegar con peligro al arco rival. 

Sin embargo, el meta local Caballero brilló con sendas atajadas ante un par de potentes remates de Roberto Firmino y Adam Lallana. 

Además, en dos llegadas adicionales - de Sadio Mané y Georginio Wijnaldum - se presentaron un par de penales que el árbitro Michael Oliver no quiso cobrar. 

El colegiado sí señaló la pena máxima y amonestó a Clichy poco después de reiniciarse las acciones por un entrada por detrás a Firmino - falta que Milner convirtió en el 1-0 a favor de los Reds a los 51’ con su séptimo gol desde el punto fatídico de la temporada. 

Firmino pudo aumentar la ventaja 10 minutos después, pero dejó con vida al City al desperdiciar el mano a mano con Caballero. 

Y poco después llegó el empate local, por intermedio de Agüero.  

Ambos equipos tuvieron el triunfo al alcance - el City con un zapatazo que De Bruyne estrelló en el poste y el Liverpool con un remate que pifió Lallana cuando era más fácil meterla que fallarla - pero al final el empate se mantuvo.